Por Arquitectura y Construcción de ARQHYS.

Las maderas técnicas son aquellos materiales que desean imitar la textura y las lamas de la madera natural, ese es su principal objetivo “imitar”.

Se considera que la imitación se realiza de una manera tan real que muy pocas personas pueden percibir la diferencia, gracias a la manera tan vivificante que se puede reproducir la calidez de la madera. Es una combinación que a simple vista no produce ninguna diferencia, sin embargo, hay que reconocer que se trata de una imitación muy exacta acerca de la textura de la madera.

El truco de la imitación se lleva a cabo gracias al proceso de coloración de las piezas cerámicas, lo que permite que estas tengan una apariencia en color muy parecida a la madera, algunas de estas tonalidades son el blanco, el beige y el gris.

Otros aspectos que se imitan de la madera son el envejecimiento y las huellas que son producidas por la humedad para provocar mayor parecido entre los materiales. Una de las características de la madera técnica es el formato que presenta, por lo general este formato suele ser alargado. Sin embargo la principal característica entre ambos materiales se puede determinar mediante el tacto, esto quiere decir que si deseamos saber qué tipo de material tenemos enfrente, basta con tocarlo, ya que la madera por lo general suele ser un material muy cálido, y la cerámica por el contrario, suele ser un material muy frío, aunque tiene como ventaja que es de mantenimiento simple, y con mucho más estilo y estética que los cerámicos tradicionales.

La principal característica de este último material es que puede ser utilizado en un ambiente cálido que desea la belleza que solo la madera puede proporcionar.

Como siempre se recomienda que se estudie a exactitud el espacio donde queremos instalar este tipo de material, así como también la forma en la cual se piensa exponer al exterior ya que esta forma responde a cuidados muy específicos.

Las mejores imitaciones en el mercado son las más costosas, las más económicas pueden ser las que vayan en desventajas. La madera técnica es un clásico con futuro, como lo demuestra el avance que supone la aplicación de porcelánicos por el sistema ventilado en fachadas, lo es increíble porque aporta un notable aislamiento, textura, color, con importantes ventajas visuales y técnicas al edificio.

Las maderas técnicas son muy empleadas en los baños modernos, para dar un tono de distinción y vanguardia al espacio.

Estas piezas son una alternativa perfecta, porque combinan calidez, confort y armonía estética. A causa de la durabilidad, los porcelánicos con este tipo de acabados, disminuye el consumo de madera. Asimismo, otras ventajas que posee este material son su fácil limpieza, una amplia durabilidad y resistencia, e infinitas opciones decorativas y estéticas.