Capital: Pretoria
Superficie: 1.222.037 km2
Población: 48.577.000
Nombre del Estado: República de Sudáfrica
Moneda: Rand
Idiomas: afrikaan, inglés, xhosa, zulú, sotho
Población Urbana: 60%
Analfabetismo: 11.1% en hombre y 12.8% en mujeres

Reconocido en África, como uno de los países más desarrollados, con ciudades como Pretoria, llamada la ciudad jardín, Johannesburgo, poderosa, dinámica y pujante, ciudad del Cabo, que es una de las ciudades más bonitas del mundo y Durban, colorida ciudad balnearia. También, por una geografía, fauna y flora únicas en el mundo y rutas espectaculares, como la famosa Ruta Panorámica de Mpumalanga, la Ruta Jardín, el Midland Meander y la Ruta de los Viñedos.

Sudáfrica es un destino ideal para el turista en busca de variedad. 

Hermosas playas, lagos, bosques y montañas, intercalados con monte virgen y desiertos, como el Kalahari.

Los amantes de la naturaleza apreciarán la alta prioridad dada a la conservación de su naturaleza, prioridad manifiesta inequívocamente en la gran cantidad de reservas y parques nacionales, como el mundialmente famoso Parque Kruger, Pilanesberg, Santa Lucía, Blyde River, en la Ruta Panorámica de Mpumalanga, Tsitsikama, en La Ruta Jardín.
Pero la naturaleza no es la única atracción que el país ofrece al turista, la diversidad de su población no puede menos que fascinar a aquellos interesados en la cultura, la música y el arte en todas sus manifestaciones, y brinda la oportunidad de conocer gente de los más variados orígenes, y en particular ancestrales tribus africanas – Zulú, Xhosa, Ndebeles, etc. – compartiendo con ellos sus costumbres y tradiciones.
Sume a lo anterior el encanto de sus ciudades: la idílica belleza de Ciudad del Cabo, con su marcada influencia holandesa y la pintoresca Ruta de los Viñedos; la pujanza de Johannesburgo, “la ciudad bosque”, la más rica del país, que debe su existencia al descubrimiento y explotación de vastos depósitos de oro; el dinamismo de Soweto, cuna de la resistencia al apartheid, hoy vibrante ejemplo de una sociedad negra urbana; Pretoria, “la ciudad jardín” y capital administrativa de la nación; Durban, moderno centro balneario sobre el Océano Índico, con hermosas playas y aguas cálidas disfrutables todo el año.

Todo lo anterior, servido por una moderna infraestructura de comunicaciones, rutas, transporte y hotelería, que le asegura una estadía inolvidable.
Frecuentemente se la describe como el País del Arco Iris, por la diversidad de la población sudafricana, donde conviven diferentes razas y culturas, lo que le da a Sudáfrica una riqueza cultural única y fascinante. 
Se le conoce también por una historia llena de aventuras, riquezas y poderío, violencia y discriminación; y después de un doloroso período de maduración, se la conoce como la nación que con gran sabiduría y dignidad eligió el camino de la paz y la reconciliación, para llevar a cabo la más profunda transformación: la liberación de su pueblo y el advenimiento de la democracia.
Con el fin del apartheid África del Sur en una nueva sociedad llena de energía y los viajeros están volviendo a un lugar que ha estado apagado durante largos años del presente siglo. La violencia política parece ser una cosa del pasado y entre la inmensa mayoría de las personas hay un deseo por construir una nueva nación. Es un momento excitante para visitarla.
Para el viajero que va por primera vez a África, Sudáfrica es un buen lugar para empezar: la infraestructura es muy buena, el clima es agradable y hay pocos lugares mejores para ver la fauna africana. Pero si usted quiere entender el país eso es otro cantar y no le resultará fácil llegar a conocer la inmensa variedad cultural del país. La segregación social todavía es extrema y el crime en algunas áreas obliga a andar con cautela.
África del Sur se extiende casi 2000 km desde el Río Limpopo en el norte hasta Ciudad del Cabo en el sur y casi 1500 km desde Port Nolloth en el oeste a Durban en el este. Namibia, Botswana, Zimbabwe, Mozambique y Swazilandia hacen frontera con el país, el cual puede ser dividido en tres partes: la inmensa meseta interior (el highveld), la Cubeta de Klahari, y una llanura costera estrecha (el lowveld).
Su posición al sur del Trópico de Capricornio hace de Sudáfrica un lugar principalmente seco y soleado pero con un clima moderado por su topografía y los océanos circundantes. La costa norte del Cabo se vuelve progresivamente más seca y más caliente a medida que asciende hacia el sur de Namibia. A lo largo de la costa sur el tiempo es templado, pero la costa oriental se convierte en tropical hacia el norte. Cuando el sol y la humedad convierte el ambiente en algo pegajoso diríjase hacia las regiones montañosas agradables incluso en verano. La parte norte –oriental suele ser muy calurosa con tormentas espectaculares en verano. En invierno los días están soleados y calurosos.
La fauna sudafricana cuenta con todos los superlativos: el más grande (el elefante africano), el más pequeño (la arpía pigmea), el más alto (la jirafa) y el más rápido (la onza). El país también es reserva de las últimas poblaciones del rinoceronte negro y blanco con sus cuernos intactos. Usted encontrará cocodrilos escondidos en los arroyos del lowveld y los hipopótamos alborotándose en las regiones costeras del norte. Igualmente rica en aves, desde el avestruz (el pájaro más grande del mundo), la avutarda de Kori (el pájaro volante más grande), así como el flamingo y los sociables pájaros tejedores.
La flora de la región es espectacularmente variada, desde las azucacenas del sur a la vegetación de la sabana en el norte con sus acacias y espinos.
El verano puede resultar muy caluroso salvo en las zonas de mayor altitud mientras que las regiones norte – orientales pueden estar molestamente húmedas. Primavera es el momento mejor por las flores salvajes en las provincias del Cabo, norte y occidente. El invierno es agradable en todas partes salvo en las zonas altas donde hay escarchos y nevadas ocasionales.