Recordemos que, los pisos cerámicos básicamente parten de materias primas como arcillas y otros derivados de la tierra; llevan un proceso de esmaltado y quemado que los transforma en recubrimiento. En los pisos cerámicos existen dos tipos de cuerpo: blanco y rojo.

Porcelánico (en español) o Porcelanato (en italiano) es el tipo de material técnicamente más apto de toda la gama que se produce (cerámicos, semigresificados y gres), aunque como en todo los casos se debe elegir material apto según la necesidad del usuario. Los porcelanatos son los mejores de toda la gama de revestimientos, su proceso de cocción es más difícil que el de los cerámicos, lo cual los hace más resistentes hasta para bajas temperaturas.

Te presentamos los diferentes tipos de porcelanato que puedes encontrar en el mercado, esta información es con el objetivo de mostrarte el porqué la diferencia de precios en productos que aparentemente son iguales en formato, diseño y sobre todo porqué creemos que sirven para lo mismo.
Los Porcelánicos o Porcelanatos se dividen en:

Esmaltado:

Tiene el mismo proceso de producción que cualquier producto cerámico, sólo que la base es porcelánica.

Cuerpo Coloreado:

El cuerpo del producto lo pintan del mismo color en que se va a colocar el diseño, logrando así, una apariencia de un producto todo masa, sin que este lo sea.

Toda Masa:

Es conocido también como “full body”. Se refiere a que el producto tiene el mismo diseño, desde la superficie hasta la base. Por lo que si se despostilla una parte del producto no se verá ningún contraste, ya que es lo mismo arriba que abajo.

Sal Soluble:

Una vez que es prensado el producto, se le agrega a la superficie unas sales solubles, las cuales penetran entre 1 y 2mm sobre la superficie.

Doble Carga:

Suele ser nombrado como “Porcelánico Técnico”. A este producto se le realiza un doble prensado, en la primer capa (de 6-8mm de espesor) Porcelánico normal. Luego entra un segundo nivel de carga (2.3 mm), con un Porcelánico que se colorea, dando un efecto a un decorado.